sábado, 28 de noviembre de 2009

Deducción

A veces me siento un embudo caminando
con el corazón centrado, bebiendo las lagrimas del viento.

Me tengo enredado
oliéndome las cadenas
entre números reos, rebeldes –en fila y ordenados-

Si tuviese una patada logarítmica los acomodaría
en su desorden existencial.
No la tengo.
La invento, me la compro y la uso.

Impresionante deducción he sacado a flote:
Me estoy enamorando de aquel problema
al que jamás le encontré solución.





Comando Embudo







4 comentarios:

Marce Vagni dijo...

Me
encantó...
pregunta que corresponde a tamaña osadía!
Se aceptan reclutas!!
Tengo tantas patadas atadas a mi nuca...
buscando al pobre pelotudo que finalmente se convertirá en un muñeco inflafle!
Con qué ganas guardo y aguanto mis pies!
Ahora, eso sí el embudo que absorbe pero te separa del mundo, impone un muy look para Palermo Sohoo, estaría bueno ir así a Placita Serrano no??
El problema va a ser que por ahí,
la patada te la ponen a vos,
son los riesgos del oficio,
bsotes, Mar

arqueck dijo...

no

Bubón Bardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paula Sol dijo...

me gusta cuando escribis cosas con elementos/lenguaje cotidiano